• twitter
  • rss


Qué no fútbol, Fúbol Sala, y no me cansaré de decir que son deportes distintos. Para mi la principal diferencia, aunque para muchos sea muy absurda es muy clara, en fútbol suelen ganar los más buenos, los mejores, en fútbol sala ganan los más listos, los que sepan llevar mejor un partido. ¿Curioso no?

Desde hace cómo 4 años llevo practicando éste deporte, siempre me ha llamado la atención sobre todo por la participación y la importancia que tiene cada jugador en la pista. Si uno está un escalón por debajo que los otros 4 se nota una barbaridad, porque si falla en lo más mínimo es una oportunidad (si no un gol) para el equipo contrario. Un partido lo gana o lo pierde, más veces de lo que pueda parecer un entrenador, y, posiblemente, un equipo con unos jugadores mediocres y un buen entrenador pueda ganarle a cualquier equipo con buenos jugadores y una mala táctica.
Siempre he creído que el fútbol sala es un deporte para listos, y el tiempo me ha dado la razón, o eso creo al menos. Normalmente el jugador torpe se sale del partido, cuando recibe un gol, cuando falla dos jugadas o cuando pierde tres balones. El listo sabe que puede fallar x veces pero que siempre serán más las que no falle y las que asegure un pase, un gol o un regate incluso. 


La táctica, quizás la parte más importante en lo que a la competición se refiere, y digo competición porque no es lo mismo echar un partido con tus amigos una tarde que competir a nivel provincial o nacional… A mi me gusta competir, jugar de verdad al fubol sala, pegarte a uno que es mejor que tú y lo sabes, eso es lo que siempre me ha gustado, demostrarle al que lleva jugando 20 años a esto que yo puedo ser mejor que él por mucha experiencia y por muy listo que él pueda ser. Practicar este deporte implica sacrificio, implica compañerismo, implica hablar y escuchar a todos y cada uno de tus compañeros, no puedes jugar si crees que el pivot que está jugando es muy malo o si piensas que tú eres el más malo del equipo y en cualquier momento la vas a cagar, si juegas así vas a acabar cagandola y cagarla significa gol, y si fallas una vez pues mira, pero si fallas dos te vas al banquillo. Desde el punto de vista del entrenador también es un deporte bonito, en el sentido que si entrenas bien y prácticas en condiciones las jugadas o los movimientos (la táctica) cuando llega la hora del partido es un autentico gustazo como tu equipo lo hace más o menos a la perfección.

Es todo un placer “enseñar” lo poco que sabe uno y ver cómo aparte de aprenderlo a quien se lo enseñas descubres cómo tú también puedes aprender de ellos. Ser entrenador de chavales (tengo el “honor” de serlo) es a veces una putada y otras veces todo un lujo. Depende las ganas que tengas de aguantar ciertas cosas y la manera de afrontar otras muchas. Pero está claro que si la relación es buena acabas disfrutando más de lo que sufres… Cómo éste es el último parrafo y normalmente me gusta acabar en condiciones, tengo que decir que me lo paso de éscandalo en el que ahora es mi trabajo, y que, además de enseñar todo lo que he podido aprender de aquellos que sabían (y saben) más que yo, puedo disfrutar enseñando y cómo no, aprendiendo.

Fdo: Moisés Gallego

4 comentaron:

  1. Ivan says:

    Muy buen texto, se nota desde lejos que es una pasion para ti el futbol sala, me sorprende que sea un deporte que mezcle mas inteligencia que fuerza, un deporte muy especial (a mi parecer).......

    sigue escribieno :D

    Saludos desde Chile....

  1. Me encanta el fútbol sala puedes ir ganado por 3 o 4 goles y que en dos minutos te remonten.
    Un saludo!

  1. Toñitooo says:

    Gran moi :) A ver si echamos uno :)

  1. Anónimo says:

    I (L) FUTBOL SALA!